miércoles, 19 de septiembre de 2012

SUMMERHILL de A.S. Neil

Ayer mi madre me prestó el libro SUMERHILL de A.S. Neil que lo tiene des de antes que naciera yo! una decimoquinta reimpresión del año 1978. Ella siempre deja el precio, así que pone que le costó 400 pesetas.

He leído solo el prólogo pero ya me he dado cuenta que des de 1960, cuando se escribió el libro, que la educación tradicional no ha cambiado mucho. Y como ese mismo, hemos tenido tantos ejemplos para cambiar las cosas... porqué seguimos en ese sistema tan autoritario e poco respetuoso con los niños? bueno, tengo algunas opiniones sobre eso, pero no lo voy a escribir ahora..

A.S. Neil debía de ser un hombre que creía en él mismo y supo enfrentarse al mundo y crear su escuela con los valores que él creía justos. Admiro y envidio ese tipo de personas.

He estado buscando información sobre el libro. Os dejo lo que he encontrado:

 - Pagina web de la escuela, fundada el 1921 cerca de Londres y en la que hoy en dia asisten casi un centenar de niños de toda Europa.


- Descripción de los ideales de Summerhill según la Wikipedia:

"Neill establece que la principal meta de una escuela debe ser auxiliar a sus alumnos para que estos sean capaces de encontrar la felicidad propia y es por eso que propone un modelo muy diferente al de las escuelas tradicionales, que según él sólo consiguen promover una atmósfera de miedo. Para que una persona sea feliz necesita primero ser libre para escoger su propio camino. Es por eso que renuncia a cualquier tipo de autoridad moral o jerárquica y jerarquía.
En Summerhill, ningún adulto tiene más derechos que un niño, todos tienen los mismos derechos. Todos deben ser libres, entendiendo la libertad como una construcción colectiva. La libertad no acaba cuando comienza la del otro, como defendían los iluministas, la libertad precisa que todos sean libres para existir.

La pedagogía tradicional supone que los niños tienen una tendencia natural al egoísmo, siendo necesaria una interferencia autoritaria por parte de la familia y la escuela, para desarrollar el altruismo. Summerhill parte del mismo supuesto pero no llega a las mismas consecuencias: el niño es egoísta pero ese egoísmo no es malo en sí mismo. El egoísmo infantil es una etapa del desarrollo del niño (tesis acorde con las investigaciones del psicólogo suizo Jean Piaget) que si se desarrolla naturalmente desemboca en el altruismo; existe un momento en el que el niño necesita de los demás y entonces su propio egoísmo le abre a la comunidad. Inculcar a los niños principios altruistas antes de que sean capaces de asimilarlos sólo produce individuos miedosos e hipócritas. O sea, la educación tradicional yerra en esa interferencia autoritaria, sin percibir que es justamente ese tipo de interferencia la que alimenta aquello que identifica como problema. Según Neill es solamente a través del miedo como se puede intentar forzar el interés de alguien.
En esa escuela todas las reglas de convivencia y soluciones a los problemas que surgen en el día a día son resueltas en una asamblea que ocurre semanalmente, donde cada persona sea alumno, profesor o funcionario, tiene derecho a hablar y votar, manteniéndose el principio de que todos los votos valen lo mismo. Las normas de la escuela son construidas entre todos, todos se sienten parte del colectivo y se empeñan en mejorarlo."


- La portada del libro actualizada:









- Un video muy ilustrativo sobre la escuela, echo por estudiantes de magisterio (veo que hay bastantes vídeos colgados a youtube:

- Y ese libro lo ha escrito la hija de A.S. Neil, quien ha estudiado, vivido y trabajado toda la vida en Summerhill y quien mejor que ella para contar el proyecto y las vivencias.


La contraportada del libro dice:
"Si Zoë fuera simplemente la hija de A.S. Neill, sería interesante conocer su visión sobre el hoy de Summerhill. Pero su relación con la escuela va mucho, muchísimo más allá. Nació y vivió en Summerhill y fue alumna durante 16 años. Sus cuatro hijos han sido alumnos de Summerhill (uno de ellos trabaja allí en la actualidad) y ahora asisten sus dos nietos. Ha impartido clases y, desde 1985, dirige “la democracia de niños más antigua del mundo”. Ella misma dice que lleva Summerhill muy dentro, en sus huesos. Y es posible que se quede corta.
Summerhill era y sigue siendo esa escuela en la que construir cabañas en los árboles es tan importante como aprender fracciones. En la que puedes no ir a clase y jugar todo el día si lo deseas. Donde no hay exámenes ni evaluaciones. Donde los niños cuentan tanto como los adultos, se desarrollan libremente y son felices por encima de todo. Esa escuela puesta constantemente en duda por las instituciones y que en los últimos tiempos ha superado un complicado proceso judicial que puso en peligro su continuidad. Esa escuela que, 90 años después, sigue pareciéndonos extraordinaria."



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.